¿Cómo afecta la pandemia a prestadores médicos privados de países en desarrollo?

¿Cómo afecta la pandemia a prestadores médicos privados de países en desarrollo?

Médicos

El énfasis inicial de las políticas para “aplanar la curva” de los casos de COVID-19 han reducido la demanda de atención y ha creado nuevos costos para los prestadores médicos privados. 

Esto ha llevado a una crisis de efectivo, lo que ha obligado a algunos proveedores a reducir sus negocios y despedir a los trabajadores de la salud.

Los datos de 12 países de ingresos bajos y medianos demuestran que el estrés es particularmente agudo para las pequeñas medianas empresas y los médicos independientes, pequeños hospitales, laboratorios y farmacias, algunos de los cuales pueden no sobrevivir a la crisis sin apoyo.

Como explicó el propietario de un pequeño hospital en África Subsahariana, “Este es un momento terrible para estar en el negocio de la atención médica, el tráfico peatonal ha disminuido “.

Le puede interesar: Ahorro en el Call Center de una IPS con la Implementación de un Sistema de Agendamiento Online

¿Qué causa la tensión financiera en los proveedores?

La presión sobre los proveedores de salud privados tiene varias causas clave:

  • Las regulaciones gubernamentales requieren que los centros de atención médica difieran las cirugías electivas y los servicios ambulatorios, a menudo por un período indefinido.
  • Debido a los bloqueos, muchos pacientes no pudieron o no quisieron visitar hospitales.
  • Los hospitales privados están gastando más en equipos de protección personal capacidad de aislamiento y suministros para el tratamiento de enfermedades respiratorias, aumentando sus costos.
  • La interrupción económica ha reducido la cobertura de seguro y la capacidad de las personas para pagar la atención médica.
  • Las compañías de seguros privadas retrasan en algunos casos la liquidación de reclamos.

¿Cuál es el impacto en los países en desarrollo?

Es probable que la escasez de efectivo tenga importantes implicaciones para los sistemas de salud, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos, donde los proveedores médicos privados desempeñan un papel importante en la prestación de servicios de salud. 

Los gobiernos están bajo presión para garantizar que el sector privado de salud tenga acceso al apoyo (préstamos, garantías o subvenciones) necesarios para evitar que las empresas colapsen bajo este estrés financiero.  

¿Cómo deberían responder los gobiernos?

Cuando los países se comprometen con empresas médicas privadas a través del financiamiento, los encargados de formular políticas a menudo tendrán una idea clara de qué proveedores cuentan con sistemas de calidad para brindar una atención segura y efectiva. 

Esto les ayudará a garantizar el uso eficiente de los dólares de los contribuyentes.

Estos gobiernos también están bien ubicados para diseñar e implementar modelos apropiados para el pago a proveedores privados. 

Por ejemplo, pasar de los pagos basados ​​en el volumen que están vinculados al uso de los servicios, a los pagos basados ​​en la disponibilidad que no están vinculados a la demanda, puede garantizar que los proveedores puedan desplegar sus recursos rápidamente si surge un aumento en la demanda de atención médica. ocurre.

Cuando los gobiernos son nuevos en ofrecer apoyo a los proveedores del sector privado, las soluciones efectivas requerirán un mayor compromiso y diálogo. 

Las agencias mundiales de salud y desarrollo, como el Fondo de Financiación Global , el Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional , y la Organización Mundial de la Salud , están trabajando para ayudar a los gobiernos a participar de manera efectiva con sus sectores privados.

Ayudar a los gobiernos a desarrollar criterios claros para la asignación de recursos es una prioridad clave. 

Sin ellos, los fondos públicos pueden estar mal asignados, y las empresas bien conectadas y políticamente influyentes tienen prioridad para recibir fondos. 

Aquellos que juegan un papel más importante en la prestación de atención de salud rentable a la mayoría de la población podrían terminar perdiendo. 

Otros efectos adversos podrían incluir corrupción, aumento de precios y atención de baja calidad.

El buen gobierno es clave

Los gobiernos deben ser transparentes sobre los detalles de la ayuda estatal y controlar quién se ha beneficiado en términos de ganancias. 

Siempre que sea posible, esta información debe ser de dominio público y sujeta a escrutinio y auditoría independientes.

Los encargados de formular políticas deberán invertir tiempo y recursos en un plan más transparente, responsable y estratégico para sus sectores privados de salud.

Los desafíos en presentan una oportunidad importante para fortalecer la rendición de cuentas y la relación entre las autoridades públicas y los proveedores médicos privados.

Este es también un momento para que los gobiernos reaviven las discusiones sobre la digitalización completa del sector salud

Le puede interesar: Cálculo de Ingresos que se dejan de recibir por citas perdidas en una IPS