Calle 72 N. 7-82, Of. 502 Bogotá, Colombia.
+571 7434217 / +57 3114910942
facosta@dondoctor.com

Guía básica sobre el uso de redes sociales para su IPS

Guía básica sobre el uso de redes sociales para su IPS

Redes sociales

El uso de las redes sociales en el área de la salud es una herramienta poderosa, si se tiene en cuenta que el 90% de los adultos han usado las redes sociales para buscar y compartir información relacionada con salud.

Puede resultar complejo tratar de abarcar los desafíos de las redes sociales en la atención médica. Los prestadores y las marcas deben crear contenido interactivo y atractivo. Ese contenido también debe ser informativo, oportuno y preciso. Al mismo tiempo, debe seguir todas las normas y regulaciones relevantes del sector.

Le puede interesar: ¿Qué deben tener las páginas web de clínicas y hospitales?

Beneficios del uso de redes sociales

Difusión masiva

El uso de las redes es muy útil al momento de sensibilizar al público en general sobre temas de interés común y situaciones emergentes, incluso sobre sus servicios.

A veces, crear conciencia es tan simple como recordarles a los seguidores sobre las prácticas de salud de sentido común o abordar las preocupaciones comunes de vida saludable.

Otra buena opción es utilizar las redes sociales para dirigir a los seguidores a fuentes creíbles de información actual. Esto podría significar apuntarlos a su sitio web o a cuentas sociales de salud pública.

Crear conciencia sobre fuentes confiables hace que sea más fácil para sus seguidores contrarrestar las afirmaciones inapropiadas de las redes sociales de atención médica que ven en publicaciones de sus propias conexiones sociales, puede aprovechar estas situaciones para re direccionar a pacientes potenciales hacia servicios que usted mismo preste o que incluso pueda recomendar.

Combate la desinformación

Las redes sociales, por su propia naturaleza, ayudan a difundir información rápidamente a diversos grupos de personas. Eso es genial cuando la información se basa en hechos, es útil y clara. Desafortunadamente, también hay mucha información errónea sobre la salud en las redes sociales.

A veces, la información errónea viene en forma de declaraciones falsas. Estos son relativamente fáciles de desacreditar. Simplemente puede citar investigaciones publicadas o la información más reciente de una fuente de salud confiable.

Pero a veces, los creadores y difusores de información errónea utilizan el nombre de una institución acreditada para dar credibilidad a sus declaraciones. En este caso, es importante que la institución nombrada como referencia aclare que no son la fuente.

Responda preguntas comunes

Las autoridades sanitarias y otras organizaciones que trabajan en el campo de la salud son una valiosa fuente de información sobre todo tipo de problemas de salud.

Las herramientas sociales ofrecen formas creativas para que los profesionales de la salud aborden preguntas comunes. Abra espacios de dialogo para temas de salud comunes que representen preocupaciones generalizadas.

Monitoreo de la salud pública

La gente publica sobre todo en línea, incluida su salud. Los hashtags como #flu pueden revelar cuándo aparecen enfermedades en nuevas ubicaciones. Las organizaciones de salud pública pueden incluso tener una idea de la gravedad de los síntomas.Tener esta información en cuenta le podria permitir estar un paso adelante de las alertas sanitarias venideras.

Responsabilidad ciudadana

Puede ser difícil hablar de problemas de salud, incluso con los médicos. Eso es especialmente cierto para sujetos vistos como privados o vergonzosos. Esto puede obstaculizar la atención efectiva.

Por ejemplo, según la Asociación Estadounidense de Salud Sexual (ASHA, por sus siglas en inglés), solo el 12% de los jóvenes dijeron que habían sido examinados para detectar enfermedades de transmisión sexual en el último año. Pero más de la mitad de las ETS afectan a personas de entre 15 y 24 años.

ASHA quería alentar a este grupo de edad a ver las pruebas de ETS como una parte normal del cuidado de su propia salud. Entonces, crearon una campaña de marketing en redes sociales de atención médica. El componente principal fue un video social. En él, la comediante Whitney Cummings habló con estudiantes universitarios sobre salud sexual.

Apoyo al paciente

Casi el 40% de los jóvenes (de 14 a 22 años) han utilizado herramientas en línea para conectarse con otras personas con problemas de salud similares. Eso incluye grupos de redes sociales.

Los grupos de Facebook también son un gran uso de las redes sociales para que los profesionales de la salud y los pacientes interactúen. El Centro de Epilepsia del Hospital Mount Sinai creó un grupo privado de Facebook solo por invitación para pacientes y cuidadores. Los dos médicos que son codirectores del centro actuaron como moderadores y participaron en discusiones grupales.

Las interacciones de grupos sociales también pueden incluir apoyo y educación del paciente. Un estudio está evaluando si un grupo de Facebook para pacientes con enfermedad coronaria puede aumentar la participación en la rehabilitación cardíaca.

Por supuesto, existen problemas de privacidad cuando se habla de salud en línea. Este es un gran uso de los grupos secretos de Facebook , que no aparecen en los resultados de búsqueda. Los usuarios deben ser invitados a unirse.

Mercadeo

El sesenta y ocho por ciento de los especialistas en marketing de atención médica de EE. UU. Aumentaron su gasto publicitario en redes sociales para profesionales de la salud en 2019.

La inversion se sustenta en tener personal especializado en “como comunicar” lo que usted quiere decir a sus pacientes. No es lo mismo hablar en terminos cientificos y técnicos para generar credibilidad que lograr una explicación comprensible y persuasiva sobre un tema relacionado con el cuidado de la salud.

Dos recomendaciones finales

  1. Escuche a sus pacientes, permítales sugerir mejoras para su IPS. Dentro de estas prácticas puede lograr identificar que los hace decidirse por su servicio o el de la competencia.
  2. Manténgase  dentro de los lineamientos legales de comunicación, y absténgase de compartir información que pueda resultar falsa o incluso mal intencionada.