dondoctor

5 mitos sobre las vacunas contra el COVID-19

5 mitos sobre las vacunas contra el COVID-19

Vacunas contra el COVID-19

Información mal intencionada divulgada por redes sociales hace que se creen mitos alrededor de las vacunas contra el COVID-19 que comienzan a ser distribuidas en Colombia.

Cadenas de WhatsApp, correos electrónicos, publicaciones en Facebook o páginas de internet se han encargado de distribuir información no comprobada y sin sustento científico sobre posibles consecuencias de las vacunas. Y es cierto que la situación dad por la pandemia genera confusión e incertidumbre, pero organismos serios como la FDA o la OMS han desmentido estos mitos.

Le puede interesar: Diferencias entre las vacunas contra el COVID-19

Le contamos cuales son los mitos más comunes.

1. La vacuna altera el ADN Humano

No se ha demostrado que logren modificar el ADN, ya que la tecnología de ARN Mensajero ni siquiera logra tener contacto con el ADN que se encuentra dentro del núcleo de las células.

¿Cómo organizar a sus pacientes para la administración de las vacunas contra el COVID-19?

2. La vacuna produce infertilidad

No hay evidencia de esto, al contrario, se ha evidenciado como la infección por COVID-19 puede interferir en la capacidad fértil de los hombres.

3. Si ya me dio COVID-19 no necesito la vacuna

Aun se está estudiando sin embargo se ha observado como algunos pacientes que superan el virus desarrollan una respuesta inmune muy débil, por lo que sería necesaria por lo menos una dosis de la vacuna, así lo ha hecho Francia.

4. Los efectos secundarios de la vacuna son peligrosos

En algunos casos se pueden producir reacciones alérgicas fuertes, pero son controlables con medicamentos, además la mayoría de vacunados puede presentar síntomas similares a los de una leve gripa, también tratable con analgésicos.

5. Si me vacuno igual puedo contraer el virus

Si, es posible que algún vacunado contraiga la enfermedad, sin embargo, se ha evidenciado como estas personas a pesar de estar contagiados no solo no desarrollan síntomas graves, sino que además contagian mucho menos a otras personas.