Las reglas de Interoperabilidad de la HHS estandarizan el uso de APIs para el acceso a los datos de pacientes a través de apps.

Las reglas de Interoperabilidad de la HHS estandarizan el uso de APIs para el acceso a los datos de pacientes a través de apps.

Datos de pacientes

Las aseguradoras reguladas por la CMS empezarán a soportar las APIs bajo estándaras HL7 FHIR a partir del próximo año, permitiendo que desarrolladores terceros accedan a información de pacientes y de conciliación. 

El departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) por fín hizo públicos las reglas definitivas (y muy esperadas) para interoperar, bloquear transferencia de información y el acceso a los datos de pacientes.

Las nuevas y estandarizadas reglas tendrán un efecto directo sobre los desarrolladores de apps en salud. A partir de enero de 2021, Medicaid y Medicare Advantage, estarán obligados a operar bajo una API estandarizada (HL7 FHIR versión 4.0.1) que permite a los pacientes acceder a reclamos y bastante información relacionada con su historia clínica a través de una aplicación de terceros de su elección.

La API también podría usarse para integrar la información de aseguramiento de datos del paciente con su historia clínica. 

Otra política destacada, es que exige la implementación de una API para un directorio de prestadores médicos. Esta API busca proveer a desarrolladores terceros los medios para conectar pacientes con una amplia opción de prestadores médicos, o incluso, ayudar a otras prestadores encontrar a otros prestadores para coordinar la atención coordinada de un paciente. Esta regla también empezará en enero de 2021.

Permitir interoperabilidad provee a los pacientes la habilidad de manejar su salud de la misma forma que lo hacen con sus finanzas, viajes o cualquier otro componente de la vida de las personas. Esto requiere utilizar estándares de computación e interoperabilidad que permita a los pacientes acceder a su información de salud y darles las herramientas para que coordinen su salud desde su dispositivo móvil.

Una parte fundamental es el control de los pacientes sobre su historia clínica electrónica lo que traerá una economía pujante por herramientas front para el paciente y permitir que apps de terceros traigan transparencia al sistema.

¿Cuál es el impacto?

A primera vista, estas APIs proveen una oportunidad a las startups y gigantes corporativos por igual. La adopción de un estándar único significa que los desarrolladores ya no tendrán que customizar de acuerdo a los aseguradores regulados (Medicare y Medicaid).

Según la administración, proveer información personal más comprensible a los individuos a través de herramientas digitales de su elección en vez de tener que ir a través de documentación física y otros medios a través de los prestadores médicos – esto traerá más y mejor interacción entre todos los actores.

En la era digital de hoy, nuestros sistemas de información sobre nuestra salud, la capacidad de compartir dicha información no debería ser de la edad de piedra. Desafortunadamente, los silos de data continúan fragmentando al sistema de salud, cargar de procesos a pacientes y prestadores, e incrementar los costos a través de exámenes repetidos en todas partes. 

Gracias al liderazgo del Presidente Trump, estas reglas de juego significan el inicio de un capítulo al obligar a las aseguradoras a compartir la información con sus pacientes en un formato que sea posible verlo desde sus teléfonos, o dispositivo de su elección. Estamos llevando a las aseguradoras a un estándar mas alto mientras protegemos la privacidad de los pacientes a través de acceso seguro a su información. Los pacientes pueden esperar mayor calidad y mejores resultados a un mejor costo. 

La tendencia más grande

Un número importante de nombres importantes en tecnología han estado metiendo sus pies en salud – incluyendo a Apple, Google y Microsoft – han aparecido como proponentes para realizar el borrador de reglas y han mostrado su interés en llevar un rol líder en empoderar a los individuos a manejar su propia salud. Por supuesto, otros actores como el CEO de Epic (uno de los principales jugadores de Historia clínica en estados Unidos) quieren mantener un modelo tradicional argumentando que abrir esta información o datos de pacientes podría traer consecuencias no intenciondas. 

En últimas, parecería que Trump está en la dirección de traer a la realidad su visión de un sistema de salud a un costo razonable, personalizado y que pone al paciente en control de su salud. Los pacientes deberían tener control sobre su información médica.

Le puede interesar: Los cambios que se avecinan para el sector salud