El drama de las citas perdidas en el Sistema de Salud

El drama de las citas perdidas en el Sistema de Salud

Las Citas Médicas Perdidas son un gran problema para la eficiencia del sistema de salud. Limitan el acceso a los servicios médicos de otros pacientes y perjudican la viabilidad económica de los prestadores médicos y del sistema en general

En un sistema de salud donde las personas tienen que esperar meses para asistir a una cita médica, los prestadores médicos se ven agobiados por un problema silencioso pero que les preocupa a todos ellos: las citas no asistidas.

Sólo para mostrar la magnitud del problema, la Secretaría de Salud de Bogotá reveló que en el año 2017 se incumplieron más de 569 mil citas médicas en las Unidades de Servicio Adscritas a la Red Pública de Bogotá, costándole al Sistema de Salud, y a todos los bogotanos, más de 22 mil millones de pesos.

Pero este no es un problema únicamente de los Hospitales Públicos, es un problema de Privados y Públicos por igual, y que genera importantes traumatismos para el sistema

LOS PROBLEMAS QUE SE GENERAN

Oportunidad para el Paciente 

Pacientes que realmente necesitan ver al médico deben esperar mucho tiempo para ver al doctor por el simple hecho de que no hay espacios disponibles en la agenda. Sin embargo, por el otro lado, entre 18% y 30% de las citas médicas se pierden porque el Paciente nunca llega.

En últimas, son los mismos Pacientes los que están afectando la Salud y la oportunidad en la atención de otros Pacientes que de poder conseguir una cita en tiempos razonables podrían mejorar su estado de salud y prevenir condiciones más complejas y costosas.

Impacto económico para el Prestador Médico

El hecho de que entre 18% y 30% de los pacientes no lleguen a sus citas médicas, quiere decir que los Prestadores están dejando de recibir ese mismo porcentaje en sus ingresos, pero también incurriendo en los gastos como si hubieran prestado el servicio. Si lo sumamos a los largos plazos en que las Aseguradoras les están pagando y la constante lucha para que les reconozcan los servicios prestados, esta problemática aprieta aún más su situación económica.

Hagamos un cálculo rápido. Un Centro Médico o Clínica de tamaño medio que preste 15,000 servicios al mes y pierda 20% de esas citas a un costo promedio de 40.000 pesos, quiere decir que las citas no asistidas le están costando 120 millones de pesos mensualmente o 1.440 millones de pesos al año, en adición a que tiene que mantener toda su infraestructura y pagarle al Doctor por su tiempo.

Desorden y mayores tiempos de espera para el Paciente

Una de las formas que los Prestadores han encontrado para hacerle contrapeso a este problema es sobre-agendando. Si bien podría a llegar a tener algo de lógica esta aproximación, en la realidad lo único que genera es más desorden en las IPS, pues cuando los Pacientes si llegan, esto genera hacinamiento en las salas de espera, agotamiento del personal médico, y largos tiempos de espera para los Pacientes.

 

¿CÓMO SE PUEDE SOLUCIONAR EL PROBLEMA?

Si bien a primera vista podría parecer un problema generado únicamente por falta de consideración del Paciente, los Prestadores Médicos también tienen una gran responsabilidad, pero, sobre todo, una gran capacidad para actuar.

Concientización y Sanciones Pedagógicas

Si queremos que los Pacientes sean más conscientes sobre esta problemática, debemos educarlos sobre las repercusiones que tienen sus acciones en la oportunidad de otros Pacientes e incluso de sus mismos familiares.

Quedarse con los brazos cruzados y esperar que las cosas cambien no va a funcionar; las Aseguradoras y los Prestadores deben desarrollar estrategias de comunicación en conjunto que concienticen a los Pacientes.

En cuanto a la aplicación de sanciones, la Ley 1438 de 2011 prohibió imponer multas económicas por inasistencia a las citas médicas programadas, sin embargo, si se puede recurrir a sanciones pedagógicas de concientización y educación.

Facilitar el acceso al agendamiento, reprogramación y cancelación de citas

Ahora bien, si el Paciente tiene que desplazarse físicamente y esperar horas en una fila o aguantarse hasta 50 minutos tratando de hablar con un agente de Call-Center para cancelar o reprogramar una cita, ¿Usted esperaría todo ese tiempo o simplemente deja de asistir a la cita?

Si pretendemos que el Paciente se tome el trabajo de cancelar o reprogramar la cita, lo mínimo que debe hacer el Prestador es proporcionarle una forma fácil y efectiva para que lo haga. Para eso es necesario proporcionarle herramientas para que gestione su salud y acceda al sistema rápidamente.

En ese sentido ya hay soluciones como dondoctor que permiten al Paciente agendar, reprogramar o cancelar cualquier cita médica con la facilidad de un clic, sin pelear con el call-center, ni en largas filas en las IPS.

Hoy en día tenemos millones de servicios disponibles en nuestras manos a través de la tecnología; ¿Por qué todavía no agendar un servicio médico a través de Internet?

 Recordatorios y Confirmaciones por medios digitales

Hoy en día se pueden enviar confirmaciones y recordatorios de las citas de forma automática como SMS, Correo electrónico, e incluso ahora, a través de WhatsApp. Ha sido comprobado que un simple mensaje de texto recordando información relevante, tiene resultados muy satisfactorios en la adherencia a procedimientos médicos o en la asistencia a citas.